Populo

El populismo es un modo de articulación de demandas, no una ideología. Existe más como forma que como contenido. La izquierda fija esas demandas en los puntos nodales que menciona Chantal Mouffe: «La lucha contrahegemónica es un proceso que implica una multiplicidad de rupturas para desarticular los varios puntos nodales alrededor de los cuales está asegurada la hegemonía existente [que] es una concepción particular que ha logrado presentarse como universal. El bien común no existe». La nueva hegemonía que propone Mouffe, sus «puntos nodales» de relevo, son ideología de género, migración, multiculturalidad, racismo, ecología, LGTBI, etc. Los neomarxistas abandonan a Marx y pasan de lucha horizontal a lucha trasversal. Su capacidad de movilización es proporcional a su competencia para liderar un proyecto de regeneración apelando a la voluntad del pueblo, que pronuncian gente, identificando la bolsa de descontento.
A los populistas los podemos encontrar a la izquierda y a la derecha del panorama político. Incluso hay algunos contagios en el PPSOE. También tiene sus crisis: La deriva de Pablo Iglesias llevando Unidas Podemos hacia el Partido Comunista 2.0 provocó la salida de Errejón que sabe que la melancolía del perdedor nunca es productiva. Errejón escribió que es un error regalarle a las fuerzas reaccionarias la posibilidad de representar ellos una idea de patria. A la postre forma parte de la lucha por la hegemonía.