Cómodas ambigüedades

Gustavo Morales

Es hora de aclarar ambigüedades, que demasiadas son y farragosas muchas de las presuntas aclaraciones, absolutamente inocentes de justificar nada.

Tiempo es de expresar con claridad y rigor dónde está cada uno en relación con estos y otros temas, que no forman parte de los grandes principios pero pueden ser el final si éstos son incapaces de aplicarse sobre esa evidencia tan fastidiosa para los teóricos de la grandeza que se llama realidad. Lo dijo el poeta: «Yo no sé muchas cosas es verdad, digo tan sólo lo que he visto y he visto que los gritos de angustia del hombre los taponan con cuentos (…) y me sé todos los cuentos. » El camino de la unidad no es la separación, la ruta de la grandeza no es atomizar hasta lo minúsculo, la libertad está para comprometerla en favor de lo que creemos. Lo demás es sectarismo.